Sobre el carácter presidencial y Donald Trump

 

characters-1561447-1280x960

En una entrevista concedida a la BBC, un profesor de la Universidad de California argumentaba que las críticas a Donald Trump, candidato republicano a la Casa Blanca, se basan más en su carácter o personalidad que en las políticas propuestas para su mandato.

Sin embargo, el carácter de un líder no es baladí y conforma un rasgo fundamental de su liderazgo. A comienzos de los años noventa, Neustadt analizó varios presidentes estadounidenses y concluyó que el liderazgo de un líder se mide a través de su debilidad o fortaleza. Toda la función presidencial adquiere significación gracias al liderazgo, pero no toda la función presidencial es liderazgo.

“La medida de un hombre no es el resultado de la acción sino el impacto de ese resultado. Su fuerza o debilidad, entonces, se convierte en su capacidad personal para influir en la conducta de los hombres que conforman el gobierno. Su influencia se transforma en la marca de liderazgo” (1)

Las actuaciones de los líderes van generando la visión que se tiene de ellos a lo largo del tiempo. Es, como en todos los procesos de comunicación entre personas, una perspectiva global en la que la percepción de la opinión pública se convierte en el elemento más importante. Hace unos días el diario británico The Guardian, analizaba las razones por la que la clase trabajadora americana apoya al candidato republicano a pesar de su carácter y opiniones sobre temas como la inmigración o el feminismo.

duck-crossing-1360983-1280x960En las negociaciones -una cuestión prácticamente diaria en la vida de un presidente- las ventajas aumentarían o disminuirían en función de las percepciones que se tenga sobre el líder. En este caso, no sólo la imagen global sería importante, sino también la específica sobre el tema a tratar. Por ejemplo, se puede tener grandes aptitudes en políticas sociales pero nulas en cuestiones de seguridad de Estado, pero un líder abordaría ambas en su mandato. Y en ambas la personalidad tendría una importancia relevante no sólo en la toma de decisiones, si no también en las consecuencias derivadas de dichas decisiones.

Precisamente éste es el debate en torno al carácter de Donald Trump y por el que se cuestiona su capacidad de liderazgo. Hace unas semanas Michelle Obama hacía referencia a ello implícitamente en su discurso en la convección Demócrata:

“I want someone with the proven strength to persevere, someone who knows this job and takes it seriously, someone who understands that the issues a president faces are not black and white and cannot be boiled down to 140 characters. Because when you have the nuclear codes at your fingertips and the military in your command, you can’t make snap decisions. You can’t have a thin skin or a tendency to lash out. You need to be steady and measured and well-informed” (2)

Y hoy, cincuenta ex altos cargos republicanos han firmado una carta cuestionando la capacidad de Donald Trump para dirigir Estados Unidos, no sólo por su inexperiencia en la administración pública, también por su carácter y personalidad.

 

(1) NEUSTADT E., R. (1993) El poder presidencial y los presidentes modernos. Políticas de liderazgo de Roosevelt a Reagan, Grupo Editor Latinoamericanos, Buenos Aires, pág. 32

(2) http://time.com/4421538/democratic-convention-michelle-obama-transcript/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s